Enlaces nuestra Web

Edificio ACACIAS IV - BENIDORM (Alicante)
Blog de Beatriz Aramburu
269 apartamentos y locales - 200.000 euros presupuesto anual.

En el año 2012 Vocal y Gestor de cuentas
Periodista ciudadana 2.0
aramburuenator@gmail.com

VISITE LA WEB DEL EDIFICIO:
ADMINISTRACIÓN-EDIFICIO-LOCALES-SERVICIOS

VISITE MI OTRO BLOG:
CORRUPCION COMUNIDADES PROPIETARIOS

LEY PROPIEDAD HORIZONTAL - Actualizada Junio 2013


miércoles, 12 de septiembre de 2018

ACACIAS IV – BENIDORM - DESCRIPCIONES, DISQUISICIONES Y ELUCUBRACIONES SOBRE LAS COMUNIDADES DE VECINOS Y SUS CORRUPTELAS


MAFIA

Organización clandestina de criminales que intenta conseguir el monopolio de sus actividades delictivas en una zona. 

Analicemos: ¿Qué es una actividad delictiva? 

En sentido legal, los códigos penales y la doctrina definen al "delito" como toda aquella conducta (acción u omisión) contraria al ordenamiento jurídico de la sociedad.

¿Qué es una organización

Un grupo estructurado de tres o más personas que existe durante cierto tiempo y que comparten fines comunes.

¿Qué es la conducta criminal?

La conducta criminal es una conducta antisocial y agresiva que abarca un amplio rango de actos y actividades que infringen reglas o normas y expectativas sociales que reflejan acciones contra el entorno, personas y propiedades. Obviamente en la mayor parte de los casos para obtener beneficios económicos.

¿Encajan estas definiciones con lo que ocurre en algunos edificios? Yo diría que sí, yo por lo menos conozco algunos. Vds. mismos comparen por sus propias experiencias, juzguen y saquen conclusiones.

Lo que si sé es que la ley Omnibus ha perjudicado enormemente sobre todo a las comunidades de propietarios, al dar libre acceso a cualquiera a las actividades de servicios y su ejercicio. 


Lo que quiere decir que cualquiera puede administrar fincas sin necesidad de tener estudios superiores ni estar colegiado en un colegio oficial y que solo se les pide “cualificación profesional suficiente”. Lo de “suficiente” los jueces suelen traducirlo en saber leer y escribir y ya está. Con lo cual una panda de avispados sin oficio ni beneficio, sin estudios de ninguna clase y con dificultades orales, sintácticas y ortográficas se han introducido en esta actividad. Muchos provenientes de la construcción o similar. Un chollazo para algunos. (No todos, por supuesto, también hay gente honrada)

Con lo cual ni saben cuales son sus obligaciones, ni los derechos de los demás, pero sobre todo no tienen ningún prejuicio en saltarse leyes, puesto que ni las conocen y están dispuestos a cometer los mayores dislates hacia quienes ponen el dinero. Eso sí, con la fantasía de ser los dueños del edificio y los propietarios unos imbéciles cobardes y ovejunos con la única obligación de callar y pagar. Así estamos. 

Estos sujetos funcionan apoyados obviamente por algunos propietarios compartiendo intereses. ¿Y los abogados que asesoran y aconsejan a estas gentes? Se lo pueden imaginar, de la misma escala moral. Moral que en empuje ascendente en algunos casos contamina hasta a algunos jueces.

Sin querer hacer paralelismos y refiriéndome a este edificio aquí hemos tenido desde el 2006 como administradores un vigilante jurado, un pintor (de brocha gorda) y el último por las trazas, presuntamente obrero de la construcción o camarero. 

Y no hablemos de las presidentas, mayormente ignorantes absolutas, algunas con problemas psíquicos, otras analfabetas, de profesión sus labores, limpiadoras o equivalente y otra presuntamente disléxica con problemas de lectoescritura. Ahora eso sí, de tontas en lo que concierne a sus intereses, nada de nada. 

Todos con mucho interés en entrar aquí, luchando y matándose entre ellos, tanto unos como otras.

¿Cómo es posible que a estas alturas puedan ocurrir cosas así en pleno siglo XXI en un país del mundo occidental en el que se supone está establecida la democracia hace bastantes décadas, en la que unos personajes de baja condición social, cultural y moral se apoderan de los edificios, con la única finalidad de vivir a costa ajena saqueando y robando a sus propietarios y machacando, acosando, difamando, calumniando y agrediendo, literalmente usando todas las técnicas de intimidación de las que disponen, a quienes sacan a la luz, exponen y difunden estas tropelías. Y si son de avanzada edad mejor. Es absolutamente verdad que la corrupción que está pudriendo el país empieza en las comunidades de propietarios.

Sobre la definición de ROBAR en la entrada anterior ya he descrito algunas de las extensiones de este término.

En la próxima contaré los disparates cometidos por la última pseudo presidenta que entró aquí como una Foca en una cacharrería, disparatando y deteriorando todo más de lo que estaba. Miembro destacado de la Camarilla, por supuesto.