Enlaces nuestra Web

Blog de Beatriz Aramburu residente y propietaria en el edificio ACACIAS IV
En el año 2012 Vocal y Gestor de cuentas
aramburuenator@gmail.com

VISITE LA WEB DEL EDIFICIO:
ADMINISTRACIÓN-EDIFICIO-LOCALES-SERVICIOS

VISITE MI OTRO BLOG:
CORRUPCION COMUNIDADES PROPIETARIOS

LEY PROPIEDAD HORIZONTAL - Actualizada Junio 2013


sábado, 2 de junio de 2018

ACACIAS IV – DE CÓMO HACERSE CON UNA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS EN TRES PASOS.


En el blog anterior ya expliqué como varias personas habían puesto una demanda contra la presidenta en funciones del edificio.

La explicación de cómo se llegó a esto la pueden leer en la entrada del blog: 


Nos enteramos al filtrarse un AUTO que una juez como consecuencia de esta demanda había aplicado, en espera de juicio o sentencia, medidas cautelares, inhabilitando a la presidenta de seguir ejerciendo su cargo y obligándole a entregar la documentación, etc. a estas personas

 Pedí a la que capitaneaba este grupo por burofax nos mostrara la demanda a los propietarios. Se me contestó verbalmente que no tenía por qué ya que la habían hecho cuatro personas a nivel personal. Pero el AUTO reflejaba que la demanda la había puesto LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS. Estas cuatros personas no formaban parte de la Comisión de la Junta del edificio, por lo que está la duda de qué modo y manera lo hicieron. Tampoco sabemos qué documentación presentaron. El caso que está claro QUE HAN MENTIDO.

A partir de ahí se autonombraron en los cargos; presidenta, vicepresidenta y vocales y se dedicaron a contratar, realizar juntas extraordinarias, manejar el dinero, etc. y la última convocar la junta ordinaria correspondiente. El poder absoluto sobre el edificio.
El auto es de fecha 21 de DICIEMBRE 2017 y estamos en MAYO 2018. Hasta la fecha SEGUIMOS SIN CONOCER EL CONTENIDO DE ESA DEMANDA.  

La junta ordinaria es el 11 de Junio. La convocatoria la han publicado en el tablón de anuncios un mes antes. Así evitan que los propietarios enviemos los Puntos del Orden del Día que queremos se debatan, con el cuento que como ya está hecha la convocatoria no se pueden incluir. La fecha: un lunes por la mañana, así que los que trabajan tampoco puedan asistir. Lo de siempre.    

¿A qué viene ese interés  por hacerse con el mando en la comunidad? Imagínenselo. Parece esto un mini golpe de estado.

Con fecha 10 de Mayo envío a la pseudo presidenta y al administrador impuesto por ella un REQUERIMIENTO NOTARIAL, donde vuelvo a requerir lo que ya dije por burofax anteriormente sin resultado y con el texto siguiente:




LA RESPUESTA RECIBIDA




 


Aquí ya, el pasmo absoluto. NO HAN CONTESTADO A NADA y encima echándose pegotes en latín. Quien les haya redactado esto seguro que lo pagamos nosotros.

No informaron de nada en la última junta sobre el AUTO. (La tengo grabada en audio)

¿Pues no dice que tengo que decirles que para qué quiero la información? Esto es nuevo. Lo que faltaba por oír 

¿Es que no se lo imaginan?

En mi punto UNO, especifico claramente que quiero “copia ó acceso a examen” y al final de su respuesta dicen que la ley solo menciona derecho a examen. ¿Entonces? Por si acaso ni una cosa ni otra.

PRINCIPIOS DE JUNIO Y SEGUIMOS SIN CONOCER EL CONTENIDO DE LA DEMANDA.

Ahora quiero que lean un artículo que me ha enviado un amigo internauta Juan Luis García donde describe y retrata muy bien las vicisitudes que padecemos algunos propietarios. Desgraciadamente muchísimos.

                                               CORRUPTELAS


Con consternación vengo observando que en demasiadas comunidades de propietarios se viven corruptelas institucionalizadas que no hay medios reales para combatir. En particular, ciertas regulaciones legales, como es el caso necesario de ir a un procedimiento ordinario – impugnación- por cada ilegalidad que cometa tu comunidad. Cuando es la comunidad la que precisa actuar contra un comunero, en la mayoría de los casos basta con un procedimiento monitorio. Además las impugnaciones llevan consigo montar un “sainete”, con la única utilidad que se saca es divertir a la concurrencia. Tampoco los colegios de administradores ejercen la función real de control de la ética de sus socios, que no dejan de ser eso, socios a los que tienen que defender, importándoles bien poco la ética profesional.

Demasiados administradores –no todos- se aprovechan de esta deficiente regulación y van colocando de forma sistemática pequeñas irregularidades e ilegalidades, que al ser muy numerosas y frecuentes tienen mucha importancia; existiendo una impunidad real para las comunidades corruptas. Los administradores lo saben, y abusan de ello, máxime teniendo en cuenta que como ellos bien saben, si hay procedimiento de impugnación  también sacan pingues beneficios de ello, pues probablemente la comunidad le encargue la defensa de esas impugnaciones, aunque sea de forma indirecta.

A mi juicio la ley de propiedad horizontal, lo que hace es matar moscas a cañonazos para asuntos de pequeña cuantía, vulnerando  el derecho fundamental de tutela jurídica efectiva; pues los medios a invertir y las posibles consecuencias de una condena en costas para ir en contra de una ilegalidad deben ser proporcionales a lo que se quiere combatir. Ello hace como digo que la comunidades corruptas tengan impunidad para saltarse la legalidad, por que el sufrido comunero solo y aislado y al que no se le respetan sus derechos, y que lo único que quiere es que se aplique la legalidad, sea cada vez más débil, vulnerable, y vilipendiado. Los administradores de esta forma vejan al comunero que demanda legalidad, y le retan a que si no está conforme con las ilegalidades, que impugnen; por no hablar de maltrato por acoso blocking   que muchas veces sufrimos las victimas de nuestras comunidades.

La mayor parte de los ahorros e inversiones de la mayoría de españoles se encuentra precisamente en bienes inmuebles, gestionados y administrados por este tipo de personas.

Planteadas estas cuestiones, la gran pregunta es: Si seria pertinente pedir la intervención del Defensor del Pueblo. 

&&&&&&&&&&&&


Clavado Juan Luis. Y no hablemos de los administradores que no están ni colegiados.     
    
Hay que admitir también que algunos son decentes.