Enlaces nuestra Web

Blog de Beatriz Aramburu residente y propietaria en el edificio ACACIAS IV
En el año 2012 Vocal y Gestor de cuentas
aramburuenator@gmail.com

VISITE LA WEB DEL EDIFICIO:
ADMINISTRACIÓN-EDIFICIO-LOCALES-SERVICIOS

VISITE MI OTRO BLOG:
CORRUPCION COMUNIDADES PROPIETARIOS

LEY PROPIEDAD HORIZONTAL - Actualizada Junio 2013


viernes, 1 de noviembre de 2013

"TIERRA DE SAQUEO" en BENIDORM



Casi un centenar de personas han acudido a la llamada de LA MARINA PLAZA para asistir a la presentación del libro ‘Tierra de saqueo’ (Ediciones Lectio), del periodista Sergi Castillo, en el Casal del Fester de Benidorm. Entre los presentes, una amplia representación de los políticos y cargos orgánicos de diversas formaciones de varios municipios de la comarca, excepto del PP.

Sergi Castillo repasó su trayectoria profesional en diferentes medios de Benidorm y La Marina Baixa que coincidió en el tiempo con determinados avatares políticos, hasta llegar al punto en que recibió una llamada en la Navidad de 2008 para incorporarse al departamento de comunicación del PSPV. En ese momento se produjo el estallido de caso Gürtel,  lo que cambió radicalmente los planes políticos que habían trazado los socialistas y, sobre todo, sus planes profesionales, el trabajo al que supuestamente se incorporaba e iba a dedicar.

Al quedarse en el paro unos años después, sufrió en sus carnes un intento de soborno. Según su relato, siendo presidente de su Comunidad de Propietarios, una empresa le ofreció hacerle unos arreglos en su casa si le adjudicaba las obras de rehabilitación de la fachada del edificio donde reside. A raíz de ese suceso se desató su interés por saber hasta dónde había llegado la sociedad y decidió “pasar a la acción”. Su conclusión inmediata es que “hemos vivido subidos a una montaña rusa”.
Extraido del diario La Marina Plaza

Sigue la noticia en este enlace:

Se dice, en muchos medios, que la corrupción en España empieza en las comunidades de propietarios,

En la revista digital de cultura urbana EL OBSERVADOR  leemos un artículo del abogado Don José Cosín hablando de la corrupción en el ámbito privado, entre particulares. Considerada un delito desde 2010, Cosín lo tiene muy claro: “La lucha contra la corrupción comienza en nuestra comunidad de vecinos, y termina en el Congreso de los Diputados”.

ES frecuente encontrar a presidentes de comunidades de propietarios corruptos, representantes vecinales que traicionan a sus asociados por un cargo público para su yerno o medios de comunicación que transmiten una percepción manipulada de la realidad a cambio de publicidad institucional. Son ejemplos de corrupción en el ámbito privado. La privatización del sector público tiene mucho que ver con el incremento de este delito en el ámbito privado. La mercantilización de todos los bienes y servicios que conlleva la asignación de un precio y la pérdida de su auténtico valor.

ESTAS actividades, además de deleznables, desde el año 2010 son un delito. La corrupción entre particulares se ha bautizado como el cohecho privado, y lo perpetra quien “prometa, ofrezca o conceda a directivos, administradores, empleados o colaboradores de una empresa mercantil o de una sociedad, asociación, fundación u organización un beneficio o ventaja de cualquier naturaleza no justificados…”.

EL Código Penal prevé penas que van desde los cuatro meses a los seis años, sin embargo  apenas se ha condenado a nadie por este crimen, a pesar de la frecuencia con la que se comete. No obstante se trata de un delito público, de forma que cualquiera puede denunciar esos comportamientos, aunque no sea víctima. ¿Por qué ha fracasado la reforma penal dirigida a luchar contra la corrupción privada?

EL primer motivo radica en la confusión en cuanto al bien jurídico protegido: según la exposición de motivos el bien jurídico protegido es la “libre competencia”. Terrible error. Las víctimas no suelen ser los empresarios, sino los consumidores,  los vecinos o la ciudadanía, que soporta indefensa cómo les roban en su comunidad de vecinos, pagando un sobreprecio por la antena, producto de la comisión compartida entre presidente y administrador, o engañados a través de los medios de comunicación, a cambio de anuncios que se pagan con sus propios impuestos.
Sigue la noticia en este enlace:

Yo no puedo condenar por cohecho a nadie en mi comunidad porque no soy juez, pero si puedo relatar los hechos fehacientes:

En el acta de la reunión de la junta del año 2012 se dice: 

-No se dio lectura a ningún presupuesto, ni memoria de materiales, ni nada de nada, se leyó lo anterior y punto. Ni tan siquiera se dio el nombre de la empresa.
-Yo como Vocal ese año y Censor de Cuentas, no ví ningún presupuesto más, que se decía se iban a solicitar. Si se pidieron no se sometieron a votación.
-No se pidió ningún permiso de obra.
-Y al final se cargó a los propietarios un 27 % más de lo estipulado aquí. Tampoco se sometió a votación ese incremento de gasto.
-No se me permitió como Censor de Cuentas ver ni una fotocopia de los cheques con que se pagó esta obra, ni ninguna de ese año, ni los asientos del banco con el concepto completo.
Por contar esto en este blog y otras cosas más, el administrador, la gobernanta y la vicegobernanta de ese año 2012 (y de otros muchos anteriores) están tramitando una querella hacia mi persona por injurias y calumnias.

En el intento de hacerme callar me han acosado, avasallado, atacado, maltratado, insultado y agredido físicamente (por lo que la presidenta fue juzgada y condenada). Y no solo eso, sino que por ir a protestar al ayuntamiento porque me construyeron un váter comunal a 10 metros del ventanal de mi cocina, cambiando la ubicación establecida (mi domicilio está en la planta baja que da a la piscina), en el acta de la Junta 2013, me mencionaron repetidas veces con nombre y apellidos descalificándome y entre una serie de mentiras hacia mi persona, dijeron que yo me había portado mal con la comunidad; motivo: que tuvieron que pagar las tasas por el váter.

Vamos, que las actuaciones ilegales, la trasgresión de las leyes, etc. etc. a la orden del día y con toda naturalidad.